Camino de Santiago 2008, en bici

Las previsiones para este año son más que favorables, cada año la peregrinación a Santiago sufre un considerable aumento de personas de todos los lugares del mundo, dando al camino un exceso de peregrinos y en algunos casos falta de camas donde descansar los tullidos cuerpos después de cada jornada.


Cada año cientos de miles de peregrinos atraviesan de este a oeste el Camino de Santiago, en el que pasaran calor, frio, sed, deshidratación, quemaduras del sol, dolor de piernas, ampollas, tendinitis, etc.…para los que lo hacemos en bici lo peor son las temibles caídas, de las que ninguno estamos libres ya que hay tramos realmente peligrosos, por suerte existen variantes para bicicletas.


Pues bien todas estas contraindicaciones e incomodidades no son escusa para afrontar el camino y si tan malo fuera nadie repetiría, pero no es así, cada año mas y mas gente se pone a hacer el camino. Siempre me pregunto cuál es la razón, pero si el año pasado lo pase mal, este año repito y ¡cómo no! desde más lejos.


Creo que el que hace el camino una vez, sin darse cuenta se inicia en un camino sin fin, pues el camino ya hecho da paso a otro por los mismos caminos, al año siguiente, pero como dicen todos, cada año es diferente, el camino engancha, amén de que te cambia el concepto de las cosas, conoces gentes afines a tu mismo ideal sin importar el idioma, todos se entienden, ULTREIA.


Para mí este año era especial, saldríamos de SAINT JEAN PIED DE PORT para llegar a SANTIAGO y por aquello de que el fin del camino al oeste era FISTERRA decidimos hacerlo así pasando por la iglesia Da Barca en MUXIA, poco a poco pasaremos por lugares inolvidables y conoceremos gentes de todo tipo.


Pero empecemos por el principio.