Madrid - Pamplona - Roncesvalles en Autocar

24 de Julio 2008


Llegamos a la estación, al igual que el año anterior mi hija Yoli nos llevo y nos deseo buen camino.


Entramos en la estación y ahí están las escaleras eléctricas esperándonos, bajé mi bici y luego la de María y es que son muy empinadas y con el peso de las alforjas corres el riesgo de dar con los huesos al final de la escalera, pero la experiencia de otros años me dio seguridad.



Metimos las bicis en el autocar, es la una de la madrugada, poco después salíamos por el estrecho túnel, parada para tomar un café en Esteras de Medinaceli y a las 6.30 entrabamos en la estación de Pamplona.


 estuvimos más de media hora esperando que abrieran las puertas, cuando esto sucedió fuimos a desayunar.


Más tarde fuimos a por los billetes para RONCESVALLES y la cola era de armas tomar, no me preocupó mucho pues los tenía reservados y pagados desde la fiesta de los San Fermines.


Son las 8 de la mañana y tenemos hasta las 10.30 que sale el bus, nos fuimos a dar un paseo por esta bonita ciudad.



Subimos en los ascensores y estos nos dejan junto al parque de la ciudadela.



La siguiente parada fue en la plaza del Castillo.




¡Cómo no! el Ayuntamiento sería el siguiente.



Pasamos por las típicas calles de los San Fermines, Estafeta, etc...




Aquí podéis ver en la calle San Saturnino los carteles indicadores del camino.



Seguimos las flechas para ver por donde pasaríamos días más tarde, aquí vemos a María y unos peregrinos a su derecha.



Paramos para hacer unas fotos en la puerta del parque.




 Desde aquí fuimos a la fuente de los descalzos, me descalce para cumplir con la tradición.



Pasamos una calle estrecha típica de Pamplona, al fondo se puede ver la torre de la iglesia.



Más tarde fuimos a la plaza del castillo, aquí estuvimos sentados en un banco haciendo tiempo, llegada la hora nos fuimos a la estación.



Otra vez los ascensores esta vez de bajada. La estación estaba llena de gente con mochilas. Un valenciano muy salao se animó a charlar con nosotros, pues estaba solo.



Llego la hora y con todo listo el autobús salió de Pamplona dirección Roncesvalles, de camino numerosos ciclistas suben y bajan por la carretera, había más subidas, se nota que nos acercamos a los Pirineos.



Una hora después el autobús nos dejaba en RONCESVALLES, aquí empiezan las prisas todos quieren coger su mochila y con las bicis pasa lo mismo, por fin se desaloja un poco y saco las bicis.


A nuestro lado otro grupo de ciclistas se preparan para salir para Pamplona.



Yo comienzo con los preparativos para salir dirección SANT JEAN, la idea era llegar al pueblo francés sellar y regresar.



De pronto, se acerca el conductor del bus y María le pregunta que tal el camino por Ibañeta, Valcarlos, San Jean, le dijo que había mucha niebla y que se tarda unas 7 horas.



María le dice que me voy en bici a San Jean y vuelvo por la ruta de Napoleón, él le responde que por esa ruta hay que subir el collado de Lepodier y que se tarda mínimo 8 horas, echamos cuentas y según el llegaría a las 2 de la madrugada a Roncesvalles.




El conductor nos mete el miedo en el cuerpo, yo le insisto que cuando llegue a lo más alto de Ibañeta lo demás es bajada, me dice que hay muchísima niebla y que me puedo perder, María no quiere que me arriesgue a esto pues no es necesario.



De pronto el conductor llama al taxi y le dice que se dé la vuelta que hay un chaval de Brasil que quiere ir a San Jean, entre María y el conductor me quitan la idea que llevaba tiempo atrás y creo que no se equivocaron, aunque siempre me quedará la duda.



Me despido de Maria y le saco la ultima foto desde el interior del taxi. Mis palabras fueron no te preocupes esta tarde estoy de vuelta. Al fondo se puede ver la niebla cada vez mas cerca.